Operaciones Market y Garden: La mayor batalla de tropas aerotransportadas de la historia


La batalla en el puente de Arnhem -Holanda- denominada por los aliados operación “Market Garden“, fue el único intento realizado en la Segunda Guerra Mundial de utilizar en Europa tropas aerotransportadas con una función estratégica. Fue la batalla más espectacular de tropas aerotransportadas de la historia y, al mismo tiempo, la más dolorosa derrota aliada en Europa. Market Garden se explica por una necesidad política y de imagen, del alto mando de las tropas aerotransportadas después de la repentina e imprevista derrota alemana en Normandía. La gran velocidad con la que las tropas aliadas se encontraron para avanzar a través de Francia llevó al colapso las líneas de abastecimiento y los servicios logísticos adyacentes, obligando a los aliados a añadirse a la lógica de un esfuerzo bélico concentrado en una única directiva de la que Montgomery fue el más asiduo propulsor.

Mariscal de campo Bernard Law Montgomery

Mariscal Bernard Law Montgomery

La apertura final para la ofensiva se produjo el 10 de septiembre, cuando algunos hombres pertenecientes al XXX Cuerpo de Ejército tomaron un puente en el Meuse-Escaut Canal, en las proximidades de Neerpelt, determinando la directriz de la nueva ofensiva. Como el mismo nombre indica, ésta fue planificada en dos operaciones simultáneas: la operación Market preveía la utilización de tropas aerotransportadas del 1 Ejército aliado, transportadas en tres momentos diferentes a lo largo de un corredor al Norte de Eindhoven. La 101ª División Americana tenía que tomar los puentes comprendidos entre Eindhoven y Veghel; la 82ª División se encargaría de los puentes comprendidos entre Grave y Nijmengen y ocuparía las posiciones elevadas de Groesbeek, mientras que la 1ª División Aerotransportada Británica tendría que tomar el puente de Arnhem y las posiciones elevadas hacia el norte.

imageAl mismo tiempo que la operación Market, la parte terrestre de la ofensiva, denominada Garden, se llevaría adelante con el XXX Cuerpo de Ejército inglés, cuyas tropas avanzarían hacia el norte partiendo del puente sobre el canal Meuse-Escaut a lo largo de un frente muy estrecho, uniéndose poco a poco a las divisiones aerotransportadas. Los ataques por el flanco del XII y del VIII Cuerpo de Ejército protegerían la operación. Al llegar al norte de Arnhem, el XXX Cuerpo de Ejército tenía que posicionar la División Acorazada de los Guardias en el Zuider Zee con una cabeza de puente en el río Ijssel de Zwolle y la 43ª División con una cabeza de puente en Deventer.

Una vez que Apeldoorn hubiera sido conquistada, la 52ª División tendría que intervenir para reforzar las posiciones y establecer una cabeza de puente en Zuthpen. Con cuatro divisiones al norte del río Lek, o Bajo Reno, las Divisiones del XXX Cuerpo de la Ejército se dirigirían hacia el Este, hacia Osnabruk y/o hacia el sudeste, hacia Hamm, para cercar la cuenca de Ruhr, probablemente uniéndose al 1 Ejército Estadounidense proveniente del Sur. Mientras tanto, el 1 Ejército Canadiense habría limpiado los Países Bajos y destruido las bases de lanzamiento de los V-2.

imageAlrededor de la medianoche del 16 de septiembre, más de 200 bombarderos soltaron 890 toneladas de bombas sobre cuatro aeropuertos de cazas al norte de Holanda. A las 8 de la mañana del día siguiente, los bombardeos continuaron sobre las 117 posiciones de artillería antiaérea identificadas a lo largo del recorrido de la ofensiva y sobre los aeropuertos de Eindhoven, Deelen y Ede.

A las 9:30 horas, los primeros 2.567 aviones y 516 aeroplanos abandonaron Inglaterra escoltados por más de 900 cazas y cazabombarderos. A las 12:00 horas, hora local, las 117 posiciones antiaéreas y los aeropuertos de Nijmegen, Deelen, Ede y Kleve fueron nuevamente bombardeados y ametrallados. Hacia las 13:00 horas, el grueso de los transportes se encontraba ya en el espacio aéreo enemigo; 75 cazas alemanes Me 109 consiguieron levantar el vuelo, pero fueron dispersados antes de que pudieran llegar a los transportes.

imageLa situación se puso cada vez más al rojo vivo sobre el cielo de Eindhoven; aquí, la artillería antiaérea había sufrido menos daños, pero 33 Dakota de la 101ª División fueron abatidos. En total, desde el “take off”, se perdieron 68 aviones y 71 aeroplanos. A la hora, la artillería del XXX Cuerpo de Ejército, al mando del Teniente General Horrocks, abrió la ofensiva con un bombardeo de 35 minutos alrededor de Joe Bridge, como se denominaba el puente sobre el Meuse-Escaut Canal. El Kampfgruppe Walther, encargado de la defensa de la posición fue literalmente arrasado por más de 400 cañones. Inmediatamente después del bombardeo, la División Acorazada de los Guardias se desplazó hacia Eindhoven con el 231° Regimiento de Infantería de la 50ª División, que avanzaba por ambos lados del camino para alargar la cabeza de puente.

Sir Allan Henry Adair

Sir Allan Henry Adair

El agotamiento, hasta ahora visto con ciertas dudas, se produjo, y a las 19:30 horas, el General Mayor Adair, decidiendo atenerse estrictamente a las órdenes recibidas, detuvo la División de los Guardias justo a las puertas de Valkensvaard. Por contra, el ataque de refuerzo de la 15ª y de la 53ª División del XII Cuerpo de Ejército hizo pocos progresos. Las dos divisiones, sin soporte aéreo, fueron debilitadas con relativa facilidad por el Kampfgruppe Chill, gracias también a lo accidentado del terreno en el que tenían que moverse.

A pesar de todo, Montgomery informó a Londres de que tomarían Arnhem al día siguiente. Más al norte, en la zona de aterrizaje de las tropas aerotransportadas, la confusión reinaba soberanamente, a pesar de que se había conseguido el efecto sorpresa preventivo con la consiguiente desorganización de las defensas alemanas; sin embargo, el éxito completo no fue alcanzado.

imageAlrededor de las 13:00 horas, precedidos por formaciones de scout, las distintas divisiones comenzaron a alcanzar los objetivos prefijados. La 101ª División Aerotransportada tocó tierra al norte de Eindhoven con su 501° Regimiento, situado al sur de Veghel -a excepción de su 1er. Batallón, que fue lanzado sobre Heeswijk, a 5 kilómetros de su objetivo y en la otra orilla-, y con el 502°, junto al mando de la División, al norte de la foresta de Sonche.

Fueron conquistados los puentes de las carreteras y de la ferrovía de Heeswijk, Veghel y St. Oedenrode; en Son, el puente sobre el canal de Wilhelmina se hizo saltar justamente en la cara de un grupo de reclutas de la División de la Luftwaffe Herman Göring, cerrando así el camino que llevaba a Arnhem; algunos hombres del Batallón de Paracaidistas Jungwirth cortaron cualquier intento de asegurarse un puente alternativo.

imageEn el mismo momento, la 82ª División Aerotransportada fue lanzada en el interior de las líneas alemanas; 2.000 hombres del 504° Regimiento aterrizaron en Grave, con una Compañía del 2° Batallón lanzada expresamente al oeste del puente, mientras que el 505° y el 508° tocaron tierra en las alturas alrededor de Groesbeek, respectivamente al norte y al sur del pueblo. El lanzamiento comprendía por primera vez en la historia un batallón de artillería de paracaidistas. El puente de la carretera que iba a Grave fue capturado por hombres del 504° Regimiento, pero dos de los tres puentes sobre el canal Maas-Waal fueron explosionados por los defensores, dejando en manos de los americanos tan sólo el más cercano a Heumen; de esta forma, quedaba interrumpido incluso el camino que unía directamente Grave con Nijmegen.

Después de caer la noche, una Compañía del 1/508° Regimiento de Paracaidistas, acompañada por hombres de la resistencia holandesa, intentó una operación de reconocimiento del puente de la carretera de Nijmegen, pero fue detenida mucho antes de llegar por hombres del Kampfgruppe Henche, un Batallón recogido de aquí y de allá, formado por guardias ferroviarios, soldados y aviadores. Alrededor de las 13:00 horas, los primeros aliados, junto con la vanguardia de la 1ª Brigada Aerotransportada tocaron tierra al oeste de Arnhem. Casi una hora después llegó incluso el resto de la 1ª Brigada de Paracaidistas, cerrando la larga serie de lanzamientos de la jornada. A las 15:00 horas, los paracaidistas ingleses habían completado el perímetro defensivo, y hacia las 15:40 horas comenzaron a moverse hacia Arnhem en tres columnas en paralelo.

 Generaloberst Kurt Student

Generaloberst Kurt Student

Mientras tanto, el Generaloberst Student, al mando de la 1ª Ejército de Paracaidistas, viendo con sus ojos los lanzamientos aliados sobre Vught, desvió a la 59ª División de infantería (perteneciente a la XV Cuerpo de Ejército) que se dirigía en tren hacia el este y la envió a reforzar al XXXVIII Cuerpo de Ejército, a Best, mientras que la 719ª División Costal, perteneciente al XXXVII Cuerpo de Ejército del General Sponheimer, fue dirigida a Tourrihout, hacia el este, como ayuda. Alrededor de las 13:00 horas, el Kampfgruppe de las SS Hoenstauffen comenzó a descargar de los trenes los recursos que le quedaban, mientras que el Generalfeldmarschall Model, comandante en jefe del Grupo de la Ejército B, habiendo recibido los primeros informes sobre el lanzamiento de los paracaidistas en Wolfheze, cambió el emplazamiento de su Cuartel General de Oosterbeek a Terborg, casi 50 km al este. Dos horas más tarde, Model mismo se presentó en el Cuartel General de las fuerzas esparcidas por Holanda tomando bajo su mando directo el II Cuerpo Panzer de las SS.

Generalfeldmarschall Walter Model

Generalfeldmarschall Walter Model

Tres horas más tarde, Model, que era considerado un genio cuando se trataba de poner remedio a estas situaciones, había preparado ya su plan de defensa. Para otorgar la máxima prioridad a la defensa de los puentes, quitándoselo al mismo Hitler, obtuvo para el día siguiente el apoyo de más de 300 cazas, la casi totalidad de los aviones disponibles en el frente de Europa occidental; el mando de las tropas de adiestramiento del cercano distrito militar de Wehreiss VI y el de todas las unidades que se encontraran en el área de Wesel, por un total de al menos 3.000 hombres, formaron un improvisado batallón. Además (y esto fue lo más importante de todo) consiguió que los vehículos, los repuestos y las municiones necesarias para hacer eficiente el II Panzer comenzasen a llegar en 48 horas.

General der Kavallerie Kurt Feldt

General der Kavallerie Kurt Feldt

Una vez conseguidos los refuerzos necesarios, confió al General Student el control de las operaciones en el área de Eindhoven, enviando el Kampfgruppe Chill contra el XII y el XXX Cuerpo de Ejército; la 59ª División de Infantería junto con la 107ª Brigada Panzer, prometida por el Generalfeldmarschall Rundstedt, contra la 101ª Aerotransportada. Los hombres del Wehrreiss VI, comandados por el General Feldt, tenían que coger el relevo de la 82ª División alrededor de Groesbeek con el II Cuerpo de Paracaidistas enviado como refuerzo desde Colonia.

El Kampfgruppe de las SS Frunsberg tenía que trasladarse durante el día a través del puente de Arnhem en dirección a Nijmegen para impedir que lo atravesaran, mientras el Kampfgruppe Hohenstauffen, siempre de las SS, tenía que retener a los ingleses al oeste de Arnhem hacia la parte alta; el camino sobre el que se estaban moviendo los paracaidistas ingleses había sido bloqueado por el Kampfgruppe de las SS Spindler, que a lo largo del día había conseguido reforzar sus posiciones transformándolas en una sólida línea defensiva.

Obergruppenführer Whilhelm Bittrich

Obergruppenführer Whilhelm Bittrich

Con la llegada de la noche, después de haber visto pasar los 30 vehículos del 9° Batallón de Reconocimiento de las SS, que constituía la vanguardia del Kampfgruppe Frundsberged, llegando desde el norte sin detenerse, los primeros paracaidistas ingleses del 2° Batallón tomaron posiciones en los edificios del lado norte del puente de Arnhem sin encontrar ninguna resistencia.

Cuando el resto del Kampfgruppe Frundsberg llegó al puente se encontró con el camino cortado. Bittrich colocó inmediatamente los vehículos blindados del 10° Batallón de Reconocimiento de las SS a la defensa de la parte sur del puente, pero durante la noche, algunas tropas reforzaron las posiciones inglesas llevándoles Piat, ametralladoras pesadas, minas y radio con la que poder llamar en su ayuda a la artillería. De esta forma comenzó la larga y extenuante batalla por el control del puente de Arnhem.

imageEl segundo día, lunes 18 de septiembre, la fortuna se volvió del lado de los alemanes; una niebla muy densa seguida de lluvia detuvo en tierra a la segunda oleada de tropas que tenía que haber partido al amanecer desde Inglaterra; también por culpa de la niebla, en Bélgica y en el norte de Francia los aviones tuvieron que permanecer en tierra, mientras que en la parte alemana escampó la lluvia y se aclaró el cielo. De esta forma, 190 cazas alemanes atacaron a las tropas aliadas llegando hasta Joe Bridge. Por primera vez, al norte de Europa, los aliados combatían sin el dominio aéreo.

Al amanecer, los carros de combate de los Guardias retomaron el avance, dejando a la 231ª Brigada en el pueblecito de Valkenswaard. Al mismo tiempo, en Nijmegen, el 1er. y 3er. Batallón del 508° Regimiento de Paracaidistas lanzaron el primero de los tres ataques del día, rechazados uno a uno por los defensores. Mientras tanto, casi 3.400 hombres del Wehrkreis VI, organizados en cuatro grupos bajo la 406ª División Landesschutzen, comenzaron a atacar las posiciones americanas que se encontraban en las alturas, alrededor de Groesbeek, consiguiendo infiltrarse.
imageEn Arnhem, ambas partes atacaron al amanecer. El Kampfgruppe von Tettau, con la 224ª Compañía Panzer, equipada con carros armados Renault, atacó a los ingleses llegando hasta Renkum, absorbiendo en el ataque las diversas formaciones alemanas que encontró por el camino.

También en este caso los combates duraron todo el día. Simultáneamente, el 3er. Batallón del 1er. Regimiento de Paracaidistas inglés retomó el avance hacia Arnhem a lo largo del camino defendido por el Kampfgruppe de las SS Spindler.

Cuando las tropas inglesas llegaron a poco más de 2.000 metros del puente, la situación se hizo extremadamente confusa, encontrándose ambas partes envueltas en un ensangrentado combate calle a calle. El mismo Urquhart, expulsado por sus propias tropas, se vio obligado a buscar refugio en la casa de un amigo mientras patrullaban las calles los soldados alemanes. Alrededor del puente, los hombres de Frost, numéricamente más o menos igual que el enemigo, mantenían todavía buenas posiciones.

Los alemanes, después de un primer asalto, se dieron cuenta de que podían hacer bien poco con la infantería, especialmente después de haber visto la calidad de los hombres que tenían de frente, por lo que llamaron a la artillería pesada que, desde el amanecer de aquel día empezó a desmantelar las posiciones inglesas casa a casa. Hacia las 9:30 horas, los vehículos del 9° Batallón de Reconocimiento de las SS, de regreso hacia Nijmegen, intentaron irrumpir en las posiciones enemigas atravesando el puente, pero fueron completamente destruidos primero por las minas y después por los cañones y las granadas. A pesar del valor demostrado por los hombres del 3er. Batallón, la situación se fue haciendo cada vez más crítica: Frost tenía alimentos sólo para 48 horas y las municiones comenzaban a escasear, mientras los refuerzos que le podían venir del 3er. Batallón seguían bloqueados por el Kampfgruppe Spindler, muy lejos aún del puente.

Hacia las 13:00 horas, los primeros aviones y aeroplanos de la segunda oleada, retenidos en tierra por la niebla hasta más de las diez de la mañana, comenzaron a llegar a las zonas de lanzamiento. Más de 2.500 hombres pertenecientes a dos batallones del 327° Regimiento de Infantería Aerotransportada en aeroplanos llegaron a la posición de la 101ª División con casi 450 aeroplanos, llevando consigo un centenar de jeep, carros y bulldogs. En una hora, el 502° Regimiento de Paracaidistas, reforzado con carros armados de la 8ª Brigada inglesa, atacó las posiciones de la 59ª División de Infantería situada en Best, derrotándola prácticamente, aunque no consiguió tomar el centro habitado.

En Groesbeek, las zonas de lanzamiento ocupadas por los alemanes durante la mañana fueron liberadas por los hombres del 505° Regimiento, permitiendo que aterrizaran los 1.800 hombres y el resto de la artillería de la División. Inmediatamente después del lanzamiento de los refuerzos, llegaron los suministros, de los que la 101ª División consiguió recuperar el 50% aproximadamente, mientras que la 82ª consiguió el 80 por ciento.

Al oeste de Arnhem, los refuerzos llegaron alrededor de las 15:00 horas. La 4ª Brigada Paracaidista se lanzó directamente sobre el 3er. Batallón de Policía de las SS Holandesas, obligándole a la retirada. El resto de la División, casi 2.000 hombres, aterrizó con aeroplanos sin encontrar ningún problema. Problemas que sin embargo sí que existieron para el lanzamiento de los suministros: las zonas de lanzamiento para los suministros estaban todavía en manos de los alemanes, los cuales imitaron las señales inglesas, capturando 75 de las 90 toneladas del material lanzado y derribando 13 aviones.

imageA pesar de este incidente, la segunda oleada había conseguido las posiciones preestablecidas con éxito.

Con todo, los acontecimientos comenzaban a inclinarse a favor de los alemanes; el XXX Cuerpo de Ejército, que finalmente había alcanzado a la 101ª División, permanecía bloqueado en Son, mientras los ataques del XII y del VIII Cuerpo de Ejército, respectivamente, tenían que surtir efecto de un momento a otro.

El 1er. Cuerpo de Ejército Aerotransportado había perdido la ventaja que constituía el efecto sorpresa, sin que las distintas Divisiones consiguieran consolidar las posiciones; por otra parte, no había disponibles más refuerzos que pudieran ayudar durante la batalla o que permitieran aprovechar eventuales victorias.

Por contra, a lo largo del día, el LXXXVI Cuerpo de Ejército, a las órdenes del General von Obstfelder, con la 176ª División de Infantería, compuesta por casi 7.000 reclutas y semi-inválidos, y la División Erdmann, formada por casi 3.000 hombres bien entrenados, llegaron para reforzar las posiciones comprendidas entre Weert y Helmond.

Los dos días siguientes, los refuerzos pedidos por Model comenzaron a llegar desde todos los puntos de Alemania.

Quizás de haber tenido éxito Market Garden, la realidad política de Europa, hoy sería bien distinta puesto que los que hubieran llegado primero a Berlín hubieran sido los aliados occidentales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s