Mathias Rust, el joven piloto alemán que aterrizó en la Plaza Roja


 

 

image

Todo comenzó el 13 de mayo de 1987, aunque la idea ya la había planeado un año antes mientras veía la televisión en casa de sus padres en Hamburgo, en la entonces Alemania Occidental.

Con tan solo 19 años y 50 horas de vuelo, el joven Rust emprendió un viaje por Europa con la escusa de sumar mas horas de vuelo requeridas para conseguir la licencia profesional.

Una cumbre entre los presidentes de EE.UU. y la Unión Soviética en Reykjavik había terminado en un punto muerto, y el adolescente, que tenía pasión por la política, sentía que quería hacer algo para marcar una diferencia.

Creo que todos los seres humanos en este planeta son responsables de lograr algunos avances y yo estaba buscando una oportunidad para hacer mi parte en ello“, declaró..

Estaba pensando que podría utilizar la aeronave para construir un puente imaginario entre Oriente y Occidente y mostrar que mucha gente en Europa quería mejorar las relaciones entre nuestros mundos“.

La mañana del 28 de mayo de 1987 despegó del aeropuerto de Helsinki-Malmi informando al control aéreo de que su dirección era Estocolmo. En esos momentos todavía no estaba seguro de lo que iba a hacer: “Tomé la decisión final una media hora después de la salida. Cambié la dirección en 170 grados y me dirigí directamente hacia Moscú”.

Los operadores de Helsinki se preocuparon cuando vieron el cambio de rumbo. Perdieron el contacto con la avioneta cuando cruzaba el Mar Báltico, y decidieron enviar un equipo de rescate marítimo, porque pensaron que se había estrellado en mitad del mar.

Pero en realidad Mathias iba cómodamente en su avioneta viajando por la frontera de la URSS con la radio apagada. Al parecer se dio la coincidencia de que ese día había un periodo festivo para los guardias fronterizos y que les pillo un poco despistados, además de que volaba a muy baja altura para que fuera difícilmente detectado por el radar.

El 3 de agosto de 1988, las autoridades soviéticas liberan a Mathias Rust, el atrevido joven piloto de la R. F. Alemana que aterrizó un Cessna 172B alquilada, en la Plaza Roja de Moscú en 1987. Rust estaba cumpliendo una sentencia de cuatro años en un campo de trabajo cuando los soviéticos aprobaron su extradición como un gesto de buena voluntad con Occidente.

imageEl 28 de mayo de 1987, Rust, de 19 años de edad con pocas horas de vuelo, voló el liviano avión desde Helsinki, Finlandia, a la Plaza Roja, donde se encuentran el Kremlin, la tumba de Lenin, y frecuentes demostraciones patrióticas soviéticas.

SImelda se ha creido que burló las defensas sovieticas sin ser detectado, nada mas lejos de la realidad, un primer radar lo detecto a la altura de la antigua ciudad de Leningrado (hoy San Petersburgo) y dos interceptores MiG despegaron para ver que era.

Pasó por mi lado izquierdo, tan cerca que pude ver a los dos pilotos sentados en la cabina y vi, por supuesto, la estrella roja del ala de la nave”.

La avioneta de Rust se exhibe en el Museo de Tacnologia de Berlín.

La avioneta de Rust se exhibe en el Museo de Tacnologia de Berlín.

A pesar de que varias baterías de misiles lo tenían en el punto de mira y de que uno de los cazas pidió permiso para derribarlo, lo dejaron continuar ya que el Cessna fué confundido con un avión de entrenamiento de los suyos. Una combinación de increíble suerte y de error humano llevó a que la avioneta de Rust fuese confundida con una nave amiga. Al parecer un avión se había estrellado el día anterior y estaba en curso una operación de rescate, además de un vuelo de entrenamiento de nuevos pilotos. Esto dio lugar a una confusión en el aire y en los centros de control.

La avioneta continuo volando hasta el Kremlin, y se dispuso a aterrizar. El problema es que en ese momento la Plaza Roja estaba llena de turistas que se quedaron atónitos al ver la avioneta volando a escasa altitud. Finalmente Rust vio un puente de cuatro carriles al lado de la Catedral de San Basilio que estaba despejado y aterrizó en el.

Rust dijo que su vuelo era de interés por la paz mundial, y firmó autógrafos en la Plaza Roja hasta que fue arrestado. Su penetración aparentemente sin esfuerzo al espacio aéreo soviético planteó serios interrogantes acerca de la habilidad de la URSS para defenderse ante un ataque aéreo.

Estoy convencido de que le permití (a Gorbachov) llevar a cabo su Perestroika y Glasnost con mucha mayor rapidez de lo que lo habría hecho sin mí.
Mathias Rust

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s