Aunque los rusos provocasen la firma de una segunda capitulación la Segunda Guerra Mundial, en Europa, no terminó el 8 mayo 1945


La Segunda Guerra Mundial terminó en Europa el día de Nuestra Señora de la Victoria, 7 de mayo de 1945


Alfred Jodl firma el acta de rendición incondicional el 7 de mayo de 1945

A las 2:41 horas del 7 de mayo de 1945, en la Sala de Conferencias de la Escuela de Oficios de Reims se celebraba la breve ceremonia de la firma. A toda prisa se habían hecho traer desde París a 16 corresponsales de prensa, asimismo se había citado al representante de Francia, el General Jefe de Estado Mayor Sevez. El General Eisenhower rehusó su asistencia. Ante el General Bedell Smith, el almirante británico Burroughs, el jefe soviético de misión en el Cuartel General Iván Susloparov y el General Sevez firmaron la Capitulación General de Alemania el General Jodl, el Almirante von Friedeburg y por la Luftwaffe el General Wilhelm Oxenius. A continuación el General Jodl, breve y con su estilo sobrio, apeló a la “magnanimidad de los vencedores. A los corresponsales aliados se les prohibió informar sobre la escena. No se quería hostigar a Stalin con una anticipación de la victoria final por parte de Occidente.

Stalin estaba furioso por lo que consideraba que le habían quitado de las manos el derecho a que los alemanes firmaran la capitulación ante los soviéticos e insistió en que la ceremonia tenía que repetirse en el Cuartel General Soviético en Karlshorst (Berlín), ante el Comandante Supremo Soviético en Alemania, Mariscal Zhukov, en presencia de los representantes de los Estados Unidos y Gran Bretaña, aclarando que no deseaba la presencia de un representante de Francia, pues para él ese país no contaba entre las potencias vencedoras.

El 8 de mayo de 1945, los ingleses llevaron en avión a Berlín al Mariscal Keitel en representación de la Wehrmacht, al Almirante von Friedeburg como representante de la Kriegsmarine y representando a la Luftwaffe al General Stumpff, jefe de la Flota Aérea y de la defensa antiaérea, además de algunos oficiales ayudantes. Poco antes de la medianoche del 8 de mayo, en el momento en que entraba en vigor el alto el fuego, comenzó la ceremonia en el antiguo casino de zapadores e ingenieros del Ejército. El Mariscal Keitel firmaba el documento con rostro grávido. A continuación se sirvió una cena en una pequeña villa, junto a la Escuela de Zapadores donde los «invitados» alemanes se hospedaban, con especialidades rusas. 


Cronología de la rendición

El 25 de abril de 1945, las tropas soviéticas y estadounidenses entraron por vez primera en contacto directo, cortando a Alemania en dos. Las primeras unidades en hacer contacto fueron de la 69na División de Infantería norteamericana y la 58va División de Guardias soviética del 5to Ejército de Guardias cerca de Torgau, sobre el río Elba, localidad donde soldados de ambas nacionalidades realizaron una breve celebración por hallarse personalmente tras meses de avances desde puntos opuestos. Contra lo que esperaba la propaganda nazi, el contacto entre ambas tropas no fue hostil sino que causó una fraternización de soldados de ambos bandos; encuentros similares de fuerzas soviéticas y estadounideneses se sucederían a lo largo de los días siguientes, cerrando las vías de comunicación de los restos de la Wehrmacht.

Suicidio de Hitler y rendición alemana

En la mañana del 30 de abril de 1945, percatándose de que todo estaba perdido, Adolf Hitler se suicidó en su búnker de la Cancillería del Reich junto con su amante de muchos años y por un día su esposa, Eva Braun. En su último testamento, Hitler nombró a sus sucesores: el almirante Karl Dönitz como el nuevo Reichspräsident y al Ministro de Propaganda Joseph Goebbels como el nuevo Reichskanzler. Sin embargo, Goebbels murió junto con su esposa e hijos, al amanecer del 1 de mayo, dejando a Dönitz orquestar las negociaciones de rendición.

Para el 30 de abril el almirante Dönitz no se hallaba en Berlín sino en el pequeño puerto de Flensburg, cerca a la frontera danesa a orillas del Báltico, donde se había trasladado el último cuartel general de la marina de guerra alemana; enterado de la muerte de Hitler, Dönitz nombró al diplomático Schwerin von Krosigk como nuevo Reichskanzler, con autoridad sobre las zonas de Alemania donde aún no habían entrado aliados o soviéticos.

 

Se muestra en color azul los territorios bajo control aleman a la muerte de Hitler el 30 abril 1945


Mientras tanto en Italia las tropas alemanas controlaban solo la zona cercana a los Alpes y algunas localidades menores, después que una insurrección masiva de partisanos y el avance estadounidense los expulsaran de las principales ciudades del Norte de Italia. Tras meses de negociaciones no autorizadas por Hitler, el 1 de mayo, el general de la SS Karl Wolff, y el Comandante en Jefe del 10º Ejército de la Wehrmacht, el general Heinrich von Vietinghoff, ordenaron a todas las fuerzas armadas alemanas en Italia cesar las hostilidades y firmaron un documento de rendición que estipulaba que todas las fuerzas alemanas en Italia se rindiesen incondicionalmente ante los Aliados el 2 de mayo; en ese documento se especificaba también la rendición de las tropas italianas neofascistas que obedecían a la República Social Italiana.

La situación en Alemania sería también prontamente liquidada: la batalla de Berlín finalizó al amanecer del 2 de mayo, cuando el último comandante en jefe de la guarnición, el general Helmuth Weidling, entregó la ciudad a las tropas soviéticas al considerar inútil proseguir la lucha en la urbe ya bastante destrozada. El 3 de mayo se rendían también las guarniciones alemanas en los puertos de Hamburgo y Bremen, cercadas semanas antes por tropas británicas y canadienses.

El 4 de mayo de 1945, el mariscal británico Montgomery aceptó la rendición militar de todas las fuerzas alemanas que aún resistían en el norte y oeste de Holanda, el noroeste de Alemania y Dinamarca en la ciudad de Lüneburg, un área entre las ciudades de Hamburgo, Hanover y Bremen. Mientras el comandante operacional de algunas de estas fuerzas era el almirante Dönitz, éste señaló que la guerra europea había terminado y no tenía sentido resistir.

El 5 de mayo, Dönitz ordenó a todos los U-boats cesar las operaciones ofensivas y regresar a sus bases. El mismo día las fuerzas alemanas de Noruega se rendían ante los británicos y la resistencia local. Ese mismo día estalla la sublevación de la resistencia checa en Praga que ataca a las tropas alemanas que aún resisten en la región de Bohemia, atrapadas entre las tropas estadounidneses y el Ejército Rojo. Al día siguiente, 6 de mayo, se rendía la guarnición alemana de Breslau al mando del general Hermann Niehoff; dicha ciudad de Silesia se hallaba cercada por tropas soviéticas desde mediados de febrero y las sucesivas ofensivas del Ejército Rojo la habían alejado paulatinamente del territorio bajo control nazi.

A las 02:41 de la mañana del 7 de mayo de 1945, en los cuarteles de la SHAEF en Reims, Francia, el Jefe del Estado Mayor del Alto Mando de las fuerzas armadas alemanas, el general Alfred Jodl, firmó el acta de rendición incondicional para todas las fuerzas alemanas ante los Aliados. Esta incluía la frase “todas las fuerzas bajo el mando alemán cesarán las operaciones activas a las 23:01 horas, hora de Europa Central, el 8 de mayo de 1945“. El SHAEF (Supreme Headquarters Allied Expeditionary Force) era el Cuartel General del Comandante Supremo Aliado en el noroeste de Europa durante la Segunda Guerra Mundial, desde finales de 1943 hasta el final de la guerra en Europa, cuando fue disuelto el 14 de julio de 1945. Siempre estuvo bajo mando del general Dwight D. Eisenhower.



Efectos y derrocamiento de Dönitz

La noticia de la rendición llegó a Occidente el 8 de mayo y las celebraciones brotaron a lo largo de Europa. En los Estados Unidos, los norteamericanos despertaron con la noticia y declararon el 8 de mayo el día V-E. Mientras que en la Unión Soviética, al este de Alemania, era 9 de mayo según la hora de Moscú cuando la rendición militar alemana se hizo efectiva. 

La Segunda Guerra Mundial es conocida como la Gran Guerra Patriótica en Rusia, y éste país y muchos otros países europeos al este de Alemania, conmemoran como el Día de la Victoria el 9 de mayo.

Tras la capitulación oficial alemana en la Segunda Guerra Mundial Karl Dönitz, designado Reichspräsident, continuó actuando como jefe de estado alemán en esta localidad y en tal situación constituyó el denominado Gobierno de Flensburgo aunque prudentemente evitó titularlo como “Reichsregierung” o “Gobierno del Reich” y optó por el nombre de “Gobierno encargado de los asuntos del Reich“. Este Gobierno de Flensburgo únicamente tenía autoridad efectiva sobre una pequeña área alrededor de este puerto y no fue reconocido por las potencias aliadas, pese a que Dönitz trató de constituir un “gabinete” sin ministros nazis, dirigido por el conde Schwerin von Krosigk como Reichkanzler, y de convocar a Flensburgo a jefes militares como Alfred Jodl y funcionarios como Albert Speer, en un esfuerzo vano de evitar que los Aliados y la URSS asumieran el gobierno directo de Alemania.

Al contrario, este “gobierno” se disolvió tras dos semanas de inacción e impotencia práctica, prácticamente ignorado por los vencedores, cuando sus miembros fueron capturados y arrestados por las fuerzas británicas el 23 de mayo de 1945, el mismo día en que Heinrich Himmler se suicida tras ser capturado.

Los aliados tenían un problema inicial con el gobierno de Dönitz, porque se dieron cuenta de que aunque las fuerzas armadas alemanas se habían rendido de forma incondicional, Hitler si había designado un sucesor para actuar como jefe de Estado de Alemania. Esto fue considerado un asunto muy importante, recordando que en 1918 la rendición alemana de la Primera Guerra Mundial había sido firmada por un gobierno civil y no por el Ejército, lo cual había sido un pretexto de Hitler para esgrimir el argumento de la “puñalada por la espalda“, invocando una traición cometida por el gobierno del Imperio Alemán por capitular. En 1945 los Aliados no querían dar a un futuro régimen alemán hostil un argumento legal para resucitar esa leyenda propagandística donde la derrota alemana era fruto de una supuesta “traición del gobierno“, prefiriendo que la rendición de la propia Wehrmacht del 9 de mayo fuese considerada como acto suficiente para que los vencedores establecieran un gobierno directo sobre Alemania.

Finalmente los Aliados occidentales, presionados por la URSS, decidieron no reconocer al Gobierno de Flensburgo, ni le designación hecha por Hitler en favor de Dönitz, ni a cualquier otra autoridad civil o militar alemana, y en cambio firmaron un documento de las cuatro potencias, creando el Consejo de Control Aliado que incluía lo siguiente:

Los gobiernos de los Estados Unidos de América, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y el Reino Unido, y el gobierno provisional de la República Francesa, asumen por este medio la autoridad suprema con respecto a Alemania, incluyendo a todas los poderes poseídos por el gobierno alemán, el Alto Mando Militar y cualquier gobierno o autoridad estatal, municipal o local. La asunción, para los propósitos señalados sobre dicha autoridad y las potencias no afecta la integridad de Alemania.

El 5 de junio de 1945, las cuatro potencias firmaron el documento en Berlín y el de facto se convirtió en de iure. Durante los cuatro años y medio siguientes, Alemania estaría sujeta al gobierno militar de los vencedores. En tanto la declaración del 5 de junio no reconocía validez a los nombramientos hechos por Hitler antes de morir (y menos aún a los realizados por Dönitz), la autoridad que intentara atribuirse en vano el Gobierno de Flensburgo era ignorada.


Campos de concentración y refugiados de la Segunda Guerra Mundial

En los últimos meses de la guerra e inmediatamente después, los soldados aliados descubrieron decenas campos de concentración y otras locaciones que habían sido usadas por los nazis para encerrar y exterminar a unas 12 millones de personas. El grupo más grande representado en esta cifra eran los judíos (la mitad del total según los Juicios de Núremberg), pero los gitanos, eslavos, protestantes, homosexuales y varias minorías y personas discapacitadas, así como también enemigos políticos del régimen nazi (particularmente comunistas) formaban el resto. El más conocido de estos campos es el campo de exterminio de Auschwitz, en la cual murieron 2 millones de prisioneros. En mayo y junio de 1945, miles de refugiados de Yugoslavia y la Unión Soviética fueron acorralados por los Aliados occidentales en Austria y entregados a los soviéticos y yugoslavos en la Operación Keelhaul. Los soviéticos y yugoslavos ejecutaron o deportaron a muchos de ellos (un ejemplo claro es la masacre de Bleiburg)Las también derrotadas Finlandia y Suecia se sintieron compelidas a extraditar refugiados ingrios y bálticos de similar manera, algunos de los cuales se suicidaron antes de ser extraditados.


División del territorio

El antiguo Tercer Reich fue dividido como se había acordado previamente por los Aliados. Algunas partes como Prusia Oriental fueron repartidas entre Polonia y la URSS. Otras tierras germanas, al este del río Oder, fueron transferidas a Polonia. Alemania, excluyendo a Berlin, que quedó  dividida en cuatro zonas militares de ocupación: estadounidense, británica, francesa y soviética. Austria, que había sido parte del Tercer Reich en 1938 (Anschluss), fue reconstruida y dividida de manera similar. En 1955, Austria firmó el Tratado del Estado Austríaco y bajo la condición de que permaneciera neutral, el país se convirtió en un república totalmente independiente. En 1949, la zona soviética se convirtió en Alemania Oriental (República Democrática Alemana RDA). En ese mismo año, las otras tres zonas se convertían en Alemania Occidental (República Federal de Alemania o RFA). Berlín, la cual también estaba dividida en cuatro zonas, permaneció bajo ocupación militar formal hasta el 12 de septiembre de 1990, cuando el Tratado sobre el Establecimiento Final Con Respecto a Alemania fue firmado por las cuatro potencias y los dos gobiernos alemanes, el cual fue el tratado definitivo de paz y la restauración de la soberanía alemana. Esto permitió que la reunificación alemana se llevara a cabo el 3 de octubre de 1990 y el país reunificado obtuviera soberanía total nuevamente el 15 de marzo de 1991. Alemania firmó un tratado separado con Polonia, confirmando su actual frontera el mismo año.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s