Armas alemanas especiales III. Goliath, el pequeño vehículo oruga teledirigido.


En 1943, en la cabecera de playa de Anzio , Italia aparecio un artefacto desconocido, pero totalmente innovador y visionario. Se trataba del pequeño vehiculo oruga, no tripulado, pero cargado de gran cantidad de explosivos, llamado Goliath. Su objetivo consistía en la destrucción de alambradas y barricadas, además de todo tipo de fortificaciones improvisadas. Era un elemento importante de apoyo directo a la infantería en su avance por las ciudades ocupadas. 

armas


Tenía unos 1,6 metros de largo por 1 de ancho y pesaba 370 kilos. La carga explosiva dependía de la importancia del blanco, pero solía estar entre los 100 y 120 kilos de TNT. Su motor era eléctrico, alimentado por baterías de acumuladores y avanzaba a 35 km/h. 

Curiosas armas de los nazis.

El vehículo estaba comandado a distancia por medio de un largo cable. A través de él llegaban impulsos eléctricos que lo hacían detenerse, avanzar, cambiar de dirección y por último estallar. El cable estaba diseñado para desenrollarse solo mientras el vehículo avanzaba. 

La configuración delantera de las orugas (rueda motriz elevada) combinada con los 0,73 metros de longitud de contacto de las orugas con el suelo le permitían sortear trincheras de hasta 60 centímetros de longitud y salvar obstáculos considerables, lo cual eran importantes características de cara a su uso en entornos urbanos semidestruidos. 

guerra


Podia llevar más de 75 kilos de explosivos, suficientes para destruir un carro de combate, e incluso demoler un pequeño edificio. Su rango era de 1.500 metros, pero teniendo en cuenta su uso en entornos como el anteriormente mencionado, éste se veía reducido a unos 800 metros. 

El Goliath fue usado en varios frentes con escasa fortuna y únicamente tuvieron algo de eficacia en el levantamiento de Varsovia donde la resistencia polaca apenas disponía de armamento anti-tanque. 

Se llegaron a fabricar 7.564 de estos artilugios. 

tecnologia

Tenían demasiados puntos débiles como su escasa velocidad (un hombre lo alcanzaba corriendo), su escaso blindaje que no soportaba impactos de gran calibre, los cables que eran demasiado vulnerables al fuego enemigo o incluso, como hicieron los polacos, lanzándose tras ellos y cortándolos con un simple cuchillo. 

Acabada la guerra “El Goliath” fue desestimado aunque le queda el honor de ser el precursor del armamento teledirigido moderno. 

Nazis


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s