Gran depresión 1929. Nos tocará vivir lo mismo?


Los interrogantes planteados por la trayectoria de la economía mundial durante los años sugieren mirar hacia atrás con la mente puesta en el presente y en el futuro. Las similitudes entre la grave crisis económica actual y la Gran Depresión nos lleva a pensar que el estudio del pasado nos permite comprender mejor nuestro incierto mundo de hoy. Descubrir las diferencias y parecidos entre 1929 y la actualidad, y saber lo que pasó entonces, nos puede servir para evitar una dolorosa década de estancamiento económico en los albores del siglo XXI.

Recordemos. En octubre de 1929 tuvo lugar una catastrófica caída de los valores negociados en la Bolsa de Nueva York, que repercutió de manera inmediata en los mercados bursátiles del mundo entero. En los meses siguientes las cotizaciones cayeron sin interrupción y cuando la Bolsa tocó fondo en 1932, acciones y obligaciones habían perdido el noventa por ciento de su valor. Con el colapso de las bolsas mundiales se desató una crisis financiera de una dimensión y violencia inusitadas. En 1930 miles de bancos liquidaron en los Estados Unidos. Poco después, en la primavera de 1931, la suspensión de pagos del gigante vienés Credit-Anstalt arrastró consigo a una buena parte del sistema bancario europeo, con quiebras y cierres de las principales entidades de crédito del continente. La combinación casi simultánea de estos acontecimientos condujo a la economía mundial hacia el abismo. La retracción del consumo y la inversión generó una espiral deflacionista acompañada de un descenso imparable de la producción industrial, del comercio exterior, de la renta y del empleo. Los años treinta del siglo pasado vieron cómo la economía mundial se sumía en una Gran Depresión que se prolongó durante diez años.

La Gran Depresión ha dejado entre nosotros una huella imborrable. La recesión económica actual, iniciada en el verano de 2007 con la crisis de las hipotecas “subprime” seguida de las graves dificultades financieras de entidades norteamericanas como Bear Stearns, AIG, Freddie Mac y Fannie Mae o de la tristemente célebre Lehman Brothers, nos han traído a la memoria los acontecimientos de 1929 y la hecatombe económica que siguió al desplome de las bolsas y a la quiebra de los bancos. El recuerdo de lo ocurrido entonces nos persigue como un fantasma invisible.

¿Estamos hoy en el umbral de una nueva depresión tan intensa y dañina como la de los años treinta? ¿Se están repitiendo las circunstancias que nos condujeron a la Gran Depresión? ¿Qué causas provocaron el 29 y qué causas han generado la actual Gran Recesión? ¿Podremos, en el siglo XXI, a diferencia de lo acaecido en el siglo XX, evitar la sucesión de crisis financieras? ¿Y en España: qué tipo de crisis sufrimos en 1929 y cuál padecemos ahora? ¿Cuáles fueron entonces y en el presente nuestros problemas? ¿Qué diferencias existen en las políticas adoptadas? ¿Cómo y cuándo saldremos de la crisis? ¿Qué lecciones podemos aprender de la historia? Estos interrogantes nos deben motivar a bucear las causas y la consecuencias que vivieron nuestros antepasados.

El tiempo transcurrido desde el comienzo de la crisis actual ha puesto de relieve la gravedad de nuestra Gran Recesión. Aunque, también hay espacio para el optimismo, pues la mayoría de las economías desarrolladas han ido paulatinamente recuperando el ritmo de actividad. Sin embargo, la incertidumbre sigue siendo alta y a la magnitud de los desequilibrios se han sumado nuevos problemas en el ámbito de las finanzas públicas, derivados del esfuerzo fiscal realizado por los gobiernos para frenar la caída de la renta y el empleo.

Los riesgos de un nuevo tropiezo, de una recuperación en falso, no han desaparecido; y la tentación de caer en viejos errores como remedio a la situación actual que ya demostraron su ineficacia en el pasado, es actitud que hemos de trabajar para no dejarnos arrastrar. Porque si llegásemos a repetirlos, nuestra civilización se vería seriamente comprometida; y hasta tal vez, tocaría pasar nuevamente a la humanidad por una nueva Edad Media.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s