Andalucía, tierra de espías y negocio… en la Primera Guerra Mundial


Aunque extrañe el hecho, lo cierto es que Andalucía se convirtió en un enclave estratégico para el negocio y la comunicación, y en nido de espías de las naciones en litigio durante la Gran Guerra.

Las grandes potencias europeas, divididas en dos bandos, debaten su supremacía en una guerra que lleva décadas acomodándose en el continente. España declara su neutralidad, pero la dinámica del enfrentamiento provoca injerencias en su territorio. De manera especial en suelo andaluz, “frente neutral” y cita obligada para el comercio internacional y las comunicaciones navales. También para el ‘negocio’ de la información y la propaganda: las redes de espionaje de Alemania, Gran Bretaña y Francia se expanden por la región.

Historias de espías en Sevilla, Huelva, Málaga, Cádiz, Almería…

La ‘Guerra del Siglo’ cumple su primer centenario. También sus historias de espías en Sevilla, Huelva, Gibraltar, Málaga, Almería y Cádiz… Estructuras y presupuestos modestos que progresan al ritmo de la batalla y agentes que se cuentan, al final, por cientos.

Como el “misterioso caso” de Adolf Klauss Kindt, detenido por carabineros en una playa, en abril de 1918. Portaba una caja con una pistola Browing, un cuchillo, un paquete con correspondencia y un extraño aparato. Hijo del cónsul alemán en Huelva, sale en libertad dos meses después bajo fianza de 5.000 pesetas. O el “récord de hundimientos” del oficial germano Lothar von Arnauld: 195 buques. Su territorio de acción: las costas españolas, desde el Mediterráneo occidental, hasta el golfo de Cádiz.

El conflicto bélico que baña de sangre los campos europeos deja de ser un telón de fondo para convertirse en el centro de la explicación de realidades políticas, sociales, económicas y culturales de la Andalucía de esos años. Barcos mercantes, buques de guerra y submarinos navegan aguas andaluzas, activos en tareas de avituallamiento, tráfico de mercancías o labores bélicas y también, de los servicios secretos.

“La combatividad de la prensa andaluza”

Así, al calor del enfrentamiento, industrias andaluzas se benefician del abastecimiento de materias primas, con una intensa actividad minera en Riotinto y Peñarroya. Pero esto encarece productos los básicos, dispara la inflación y provoca una crisis de subsistencias. Crece la conflictividad social, en especial la protagonizada por mujeres, narra María Dolores Ramos. Los obreros convocan huelgas, se organizan y reclaman derechos elementales.

En medio de ese enrarecido clima social, los periódicos viven una etapa de profesionalización y crecimiento. En aquellos años la propaganda se estaba desarrollando ampliamente y se era consciente del poder de la opinión pública. Era habitual que las potencias beligerantes subvencionasen los periódicos aliadófilos o germanófilos, cuando no crearon cabeceras directamente.

Las noticias de la guerra despiertan en Sevilla verdadera ansiedad. En todas partes la guerra constituye la actualidad, la nota única de todas las conversaciones. La impaciencia por conocer noticias de la conflagración ha llegado a su grado máximo. El texto aparecía el 2 de agosto de 1914 en El Correo de Andalucía. El tratado de paz de Versalles no quedaría rubricado hasta el 28 de junio de 1919. Europa había cambiado y también sus fronteras. Nada volvería a ser igual desde que Gavrilo Princip disparó en Sarajevo. En dos décadas, la suma de graves crisis económicas, cierta debilidad de los estados democráticos y, sobre todo, el auge de regímenes totalitarios, desembocaría en un segundo gran acontecimiento: la Segunda Guerra Mundial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s