La inocente Bayer, heredera de la criminal IG Farbenindustrie.


Imagen

Visita de Heinrich Himmler a las obras de la fábrica IG Farben en 1942.  (Auschwitz-Birkenau State Museum Archives)

El trabajo del Doctor prusiano Carl Duisberg, investigador jefe de la Farbenwerke Bayer, fue crucial para el abastecimiento alemán de un sustituto sintético del nitrato necesario para la fabricación de pólvora durante la Gran Guerra, en colaboración con la empresa Basf. Pero es que lo interesante de la historia de este individuo es fue pionero, allá por 1916, en la organización de deportados -a la sazón belgas– y en número que excede de los cincuenta mil trabajadores esclavos– para trabajar en las minas y fábricas.

Primero, en 1920, se fusionaron las dos líderes alemanas de la fabricación de tintes, Bayer y Basf. Y en Diciembre de 1925 en la ciudad de Frankfurt am Main se funda un conglomerado químico de dimensiones colosales con el nombre mercantil Interessen-Gemeinschaft Farbenindustrie AG, (algo así como: Comunidad de intereses de la industria de tintes) y conocida popularmente como IG Farben, que fue el resultado de la fusión de Basf, Bayer, Hoechst (incluyendo Cassella y Chemische Fabrik Kalle), Agfa, Chemische Fabrik Griesheim-Elektron y la Chemische Fabrik. Convirtiéndose en la primera empresa alemana y cuarta mundial.

Es conocido que la Stasi -servicio secreto de la RDA– fue la única organización que por años trato de resolver en vano el enmarañado organigrama de la IG Farbenindustrie, cosa que al día hoy es imposible saber cuáles y cuántas empresas pertenecieron al entramado de la IG Farbenindustrie.

IG Farbenindustrie

Imagen corporativa de la vieja IG Farbenindustrie

El químico Otto Ambros -precursor de la invención de las cintas magnéticas para grabación de voz- y presidente de una de las divisiones del holding IG Farben dedicada a la producción de armas químicas (gas sarín, mostaza, tabun…), reconocido criminal de guerra nazi condenado en Nürnberg que resolvió su condena con menos de seis cómodos años en la prisión de Landsbergla misma que acogió a Hitler después del Putsch de Munich-, y que fue contratado a su salida por la norteamericana Dow Chemical para asesorar al Cuerpo Químico del Ejército de los Estados Unidos; el 7 de abril de 1941 pronunció un discurso sobre el futuro del gigantesco holding en el que, entre otras lindezas, dijo: La IG Farbenindustrie, con el proyecto Auschwitz ha desarrollado un plan para la fundación de una gran fábrica que será un pilar básico para la sana germanización del Este”.

Solo fueron un par de docenas los directivos del monopolio químico alemán IG Farben los que fueron procesados en la célebre farsa del Juicio IG Farben (entre 1947-1948) ante un tribunal militar, naturalmente, norteamericano en el contexto de los Juicios de Nürnberg de los que solo la mitad fueron condenados a entre uno y ocho años de prisión, que cumplieron parcialmente y que en recompensa al servicio prestado fueron nombrados, a su salida de prisión, altos cargos de las empresas sucesoras de la IG Farben que en la actualidad son Agfa, Bayer,Basf, Hoechst -que es parte de Sanofi-Aventis– y Pelikan -la misma firma proveedora de las tintas con las que se tatuó el número de detenido a los reclusos de los campos de concentración-; firmas que heredaron todas las propiedades de IG Farben, pero no su responsabilidad penal.

El conglomerado IG Fraben hizo negocio de una u otra forma con los quince mil centros de detención nacional-socialistas, ya fuesen campos de concentranción, de trabajo, prisiones o campos de exterminio, destacando el situado en la polaca ciudad de Oswiecim: Auswitz. El grancomplejo carcelario compuesto de tres campos principales y treinta y nueve subcampos, con el récord de casi un millón y medio de muertos, o sea, algo más del diez por ciento de las víctimas del Holocausto.

Auschwitz I. Centro administrativo para todo el complejo,

Auschwitz II (Birkenau). Campo de exterminio, y:

Auschwitz III (Buna-Monowitz). Campo de trabajo esclavo, donde la empresa IG Farben en sociedad con el Holding Rockefeller,construyó la Planta Química Buna para la producción de caucho y combustibles sintéticos procedentes del carbón. Siendo la única compañía alemana que tuvo su propio campo.

Imagen

Complejo industrial IG Farben en Auschwitz III Monowitz. 1941

La planta IG Auswitz, veía tal potencial de negocio en el campo de los combustibles y cauchos sintéticos -en vísperas de comenzar la invasión de la URSS– que no quiso dilatar en el tiempo su entrada en producción y no esperór a recibir fondos del gobierno alemán, por lo que IG Farbenindustrie financió su proyecto enteramente con recursos propios estimados en novecientos millones de Reichsmark, el equivalente a doscientos cincuenta millones de dólares de la época.

En Febrero de 1941, la IG solicita al Reichsführer Himmler que le proporcione la mano de obra necesaria -más de diez mil- para la construcción de la factoría. Himmler esta de acuerdo y encarga la gestión de tal cometido al SS-Obergruppenführer Karl Wolff, que un mes después está cerrando todos los detalles organizativos con el interlocutor de la IG Auswitz, Buetefisch, fijando el coste de esa mano de obra en tres marcos diarios por cada trabajador no cualificado, y cuatro marcos si era especializado, las tarifas incluían transporte y manutención; huelga precisar que esos más de treinta mil marcos diarios los recibirian las SS y no los prisioneros.

Oswald Pohl en el estrado durante el I.G. Farben Trial. Pohl, el ex jefe de la Oficina Principal Económica y Administrativa de las SS, ya había sido condenado por el tribunal militar americano en Nuremberg. Mientras esperaba la ejecución, Pohl fue llamado a testificar en el GI Farben Trial. Su testimonio confirma la I.G. El uso de la empresa Farben de prisioneros del campo de concentración de mano de obra esclava. 21 a 24 noviembre, 1947.

Oswald Pohl en el estrado durante el juicio IG Farben. Pohl,el ex jefe de la Oficina Principal Económica y Administrativa de las SS, ya había sido condenado por el tribunal militar americano en Nuremberg. Mientras esperaba la ejecución, Pohl fue llamado a testificar en el juicio IG Farben. Su testimonio confirmó la utilización, por parte de la empresa IG Farben, de prisioneros del campo de concentración Auswitz III como mano de obra esclava. Juicio IG Farben 21 al 24 noviembre, 1947.

Una semana más tarde, los responsables de IG, con Fritz ter Meer a la cabeza,mantuvieron otra reunión de alto nivel con el Kz KommandantSS-ObersturmbannführerRudolf Hoess para cerrar el acuerdo de suministro de trabajadores -esclavos, al término de la cual manifestó su satisfacción diciendo: “Nuestra amistad con las SS está demostrando ser muy provechosa”.

Recordemos que Fritz ter Meer experimentó en seres humanos los efectos de los gases venenosos, y que tambiénya se habia aprovechado de mano de obra-esclava con motivo de la construcción de la fábrica de gas nervioso tabun en Dyhernfurth. Fué procesado en Nürnberg, donde respondió en su defensa al ser preguntado por sus experimentos con seres humanos en Auschwitz, que: “…esa es una cuestión irrelevante porque se trataba de personas ya detenidas y por lo tanto ninguna Ley fue infligida, además habrían sido asesinados de todos modos …”

Fritz ter Meer fue condenado a siete años de prisión en 1948 y puesto en libertad dos años después por “buena conducta”. En 1956 se convirtió en Presidente de Bayer AG.

 

Breve historia del Zyklon B

El Zyklon A naciócomo plaguicida y su fabricación fue prohibida por el Tratado de Versalles por la probabilidad de que fuese utilizado nuevamente en la producción de armas químicas que tanto temor dejaron tras su utilización en la Primera Guerra Mundial. Po lo que fué reformulado y apareció el Zyklon B quefue desarrollado por el científico judío Fritz Haber dos décadas antes de ser empleado en el exterminio de seres humanos.

Etiquetas de Zyklon B

Fabricado por la IG Farben, el Zyklon B no es otra cosa que un cianuro que junto a un estabilizador más un aditivo odorante e irritante de advertencia, se activa en contacto con agua o con la propia humedad del aire; y digo se activa, porque en la actualidad se sigue produciendo por la empresa Draslovka Kolin en la República Checa y comercializado con la marca Uragan D2 como exterminador de plagas.

Draslovka es heredera de Degussa que también es propietaria de Degesch -la misma empresa que fabricó mayoritariamente el Zyklon B y que fabrica el silano Protectosil con nombre comercial ANTIGRAFFITI®– a través de la subsidiaria Evonik, y la colaboración de BASF Construction Chemicals – y que es un tratamiento reparador del hormigón y anti-graffiti.

Esta marca se aplicó en el berlinés Monumento al Holocausto en Europa y que tanto revuelo originó. Siendo que en la actualidad que dicho monumento aúna dos componentes de la IG Farben: el gas con que se asesinó y el tratamiento para que los nombres de los asesinados no sean borrados. Tremenda hironía de la historia.

Monumento a los judíos  asesinados de Europa. Berlín 10 mayo 2005.

Monumento a los judíos asesinados de Europa. Berlín, 10 mayo 2005.

El Zyklon B fue suministrado, con licencia de IG Farbenpropietaria de la marca y patente- por la Deutsche Gesellschaft für Schädlingsbekämpfung GmbH o Degesch, que irónicamente se traduce como Corporación Alemana para el Control de Plagas, y Testa.

Sorprendentemente en el reciente año 2002, las compañías Bosch Siemens Hausgeräte y Umbro, intentaron registrar la marca Zyklon B para ser comercializada, afortunadamente sin éxito.

Como colofón a esta resumida, y macabra historia, podemos convenir que la IG Farbenindustrie fue un lobby muy influyente en la política alemana de entreguerras, de la misma manera que siguen siendo muy influyentes las empresas que la han sucedido, como si una bomba de racimo se tratase, en el entramado económico actual.

La IG tuvo un peso decisivo financiero en el auge del NSDAP llevando a Hitler a la Cancillería del Reich.

La IG estuvo relacionada económicamente con el norteamericano Emporio Rockefeller, junto con otros magnates y corporaciones, merecedoras de otro artículo.

La IG no ha tenido escrúpulo alguno en simular la bancarrota para eludir su responsabilidad de indemnización a los detenidos-trabajadores-esclavos que explotó-maltrató-y-gaseó como colaborador necesario del régimen nacional-socialista alemán.

La IG, de la misma manera que la hidra que regeneraba dos cabezas por cada una cortada, se ha reproducido en multitud de empresas entre las cuales las hay que no tiene pudor al conservar los mismos nombres que tuvieron siempre, y dedicándose a lo mismo.

 

índcccccccccccccciceNo quiero finalizar sin dejar de citar la reciente perla con la que nos iluminó el Consejero Delegado de Bayer, doctor Dekkers, declarando públicamente que la Bayer no desarrolla medicamentos para los indios, sino que lo desarrollan para los pacientes occidentales que pueden permitirse pagarlos,en relación con la apertura de patentes, para abaratar los medicamentos, que solicitaba el gobierno de la India.

Acabaré permitiéndome una reflexión con el permiso de mis lectores. Vistos los antecedentes y el histórico estilo que les caracteriza como empresa, ¿Porqué les iba a quitar el sueño el “problema indio” sino se lo quitó “el problema judío”? Ciertamente son coherentes con sus principios, entendiendo por sus principios: sus orígenes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s